Tels:
(502) 2368-5840
(502) 2339-0898
Dirección:
Avenida Reforma 9-55
Zona 10 Oficina 607

  Inicio      |       Quiénes Somos      |       Servicios       |       Medicos       |       Consejos del Pediatra       |       Nutrición       |       Contacto  
         
 
 
 
Prevención de Cáncer
Avances Tecnológicos 
Disponibles en CEGO



 

 
 

Consejos del Pediatra

Doctor Otto Torres
ottotorres@gmail.com

Otra vez, la cama mojada (Enuresis)

Publicado por Administrator (admin) el 17/10/2014
Consejos del Pediatra >>

Pocas cosas en el proceso del crecimiento y desarrollo son tan estresantes y potencialmente frustrantes para los padres, como el hecho de no lograr que el niño o la niña deje la necesidad de dormir con pañal y que amanezca, por fin, con sus sábanas secas.  Al proceso de descarga involuntaria de orina durante el sueño se le conoce comoenuresis y ésta puede ser primaria si después de los cinco años de edad nunca se ha logrado la retención de orina, en la cual es pertinente descartar causas orgánicas; o bien,secundaria si por un período de seis meses se alcanza este paso en el desarrollo y luego vuele a mojar la cama.  Este tipo de enuresis se relaciona más  con factores emocionales.
 
El desarrollo neurológico es indispensable para que se pueda alcanzar este control.  Alrededor de los 18 meses de vida el niño puede anticipar la sensación de “pipi” y/o decir que su pañal se ha mojado. Ya a los dos años se inicia el autocontrol, al principio durante el día y posteriormente por las noches. Para los cuatro años la mayoría de los niños habrá logrado esta etapa en su desarrollo.  Es importante el no olvidar que las edades son tan solo orientadoras, que cada niño es distinto y hay que analizar cada caso con un abordaje integral, tomando en cuenta al niño en su contexto.
 
Este fenómeno afecta más a los niños que a las niñas en una relación de 3 a 2.  Se reporta en la literatura que hasta un 15% de los niños mayores de 3 años se orinan mientras duermen.  Existe una predisposición genética, llegando inclusive a un 80% si ambos padres padecieron de enuresis.
           
Es importante comprender que el niño no lo hace a propósito, se siente avergonzado y se ve afectado durante el tiempo que lo padece, repercutiendo en algunos casos en importantes consecuencias como aislamiento, episodios depresivos, problemas de baja autoestima y trastornos conductuales.  Es por ello que la amplia y correcta comprensión del problema por parte de los padres es importante, con el fin de evitar conductas y medidas que simplemente empeoren la situación.
 
Dentro de los principales factores predisponentes se encuentran los antecedentes familiares, un ciclo de sueño muy profundo que le impide percibir el aviso de una vejiga llena, retraso o enlentecimiento del desarrollo del sistema nervioso, infecciones urinarias, anomalías urológicas tanto en niños como en niñas, y trastornos a nivel de la hormona antidiurética,  por todo ello es necesario consultar con su pediatra para un abordaje adecuado y descartar toda anormalidad orgánica. Sin embargo las causas citadas anteriormente son las menos frecuentes.  El mojar la cama puede también ser el resultado de trastornos emocionales y tensiones en el niño, tras eventos importantes que repercutan en sus sentimientos  de seguridad y requieran de una nueva habilidad de adaptación: el nacimiento de un hermanito, traslado de la familia a un nuevo ambiente, problemas entre los padres, pérdida de un miembro de la familia o de un ser querido, etc.
 
Es por ello que es de suma importancia inicialmente investigar la causa y descartar anomalías que requieran de intervención médica.  Así mismo evitar a toda costa el avergonzar o ridiculizar al niño o niña directamente o enfrente de otras personas.

Cambiado el: 17/10/2014 a las 8:03 AM

Atras

 

 
         
 

COPYRIGHT © Ginecologosdeguatemala.com Todos los derechos reservados Guatemala, Centroamérica.